¿Qué es la regeneración ósea dental y cómo recuperar el hueso perdido con esta técnica quirúrgica?

Clínicas Den - ¿Qué es la regeneración ósea dental y cómo recuperar el hueso perdido con esta técnica quirúrgica?

Para la colocación exitosa de un implante dental, es fundamental que el paciente tenga una cantidad y calidad óptima de hueso. Si el volumen óseo es insuficiente para garantizar la estabilidad del implante, se hace necesario recurrir a procedimientos como la regeneración ósea dental.

Con esta técnica se abre la puerta a la implantología dental a pacientes que, de otro modo, no podrían optar debido a su insuficiencia ósea.

Conozcamos en qué consiste este tratamiento, las razones por las que perdemos hueso y cómo tratarla.

¿Qué es la regeneración ósea dental?


La regeneración ósea dental es un procedimiento quirúrgico que se realiza bajo anestesia local que tiene como objetivo aumentar la cantidad y calidad de hueso en los maxilares, y garantizar así un soporte adecuado para los implantes dentales.

Su objetivo es aumentar el volumen del hueso en términos de anchura y altura, utilizando técnicas de regeneración ósea tanto horizontal como vertical.

Uno de los grandes beneficios de la regeneración ósea es que posibilita la colocación de implantes en pacientes con una estructura ósea deficitaria.

Qué es la regeneración ósea dental

¿Por qué se pierde hueso maxilar y mandibular?


La pérdida de hueso en los maxilares puede deberse a múltiples factores: desde enfermedades periodontales, traumatismos al uso prolongado de dentaduras postizas, entre otras.

Este fenómeno no solo afecta la capacidad de masticar y hablar, sino que también altera la estructura facial del paciente.

  • Edentulismo prolongado: la ausencia prolongada de dientes puede llevar a una reducción del hueso debido a la falta de estímulo.
  • Infecciones: cuando son graves, pueden deteriorar el hueso circundante, debilitándolo y causando pérdida de masa ósea.
  • La periodontitis o piorrea afecta los tejidos de soporte de los dientes, incluyendo el hueso, lo que puede llevar a su degradación.
  • Procesos patológicos, como quistes o tumores; y enfermedades como la osteoporosis.
  • Extracciones dentales agresivas o bruscas, realizadas sin cuidado, que dañan el hueso circundante.
  • Cirugías resectivas oncológicas: las intervenciones para remover tumores malignos pueden involucrar la resección de partes significativas del hueso.
  • Prótesis removibles mal ajustadas: pueden causar una presión excesiva sobre el hueso, llevando a su reabsorción y atrofia.
  • La periimplantitis es una inflamación de los tejidos que rodean un implante dental, provocada generalmente por una infección bacteriana. Si no se trata, esta condición puede llevar a la pérdida del implante y la consiguiente pérdida de hueso alrededor del área afectada.
  • Un seno maxilar grande puede limitar el espacio disponible para la inserción de implantes dentales en la región posterior del maxilar superior. En estos casos, se puede requerir la elevación del seno maxilar para ganar altura ósea y estabilizar los implantes.

¿Por qué es necesario recurrir a un procedimiento de regeneración ósea?


Para la colocación exitosa de implantes dentales, es esencial que el paciente disponga de suficiente cantidad y calidad de hueso.

Sin un volumen óseo adecuado, los implantes no podrían obtener la estabilidad necesaria, comprometiendo tanto su funcionalidad como su durabilidad a largo plazo.

Por esta razón, si ha habido reabsorción ósea, será necesario aplicar técnicas de regeneración ósea dental si las circunstancias del paciente lo permiten.

¿Cómo se puede regenerar el hueso dental? Técnicas más comunes


Las técnicas más comunes incluyen:

1. El injerto óseo

El injerto de hueso dental permite restaurar el hueso dental perdido. Este injerto puede ser del propio paciente (lo ideal), de un donante o de materiales biocompatibles de origen animal, vegetal o sintético.

El hueso autólogo o del propio paciente es el injerto por excelencia (gold standard) por ser:

  • Osteogénico, capaz de generar hueso por sí mismo
  • Osteoinductor, estimula a las células para que se conviertan en constructoras de hueso
  • Osteoconductor, es como un andamio para que el hueso crezca sobre él.

En ocasiones, surgen complicaciones en la integración del injerto, por lo que se recurre al uso de membranas para que este no se mueva y se integre de forma óptima en el hueso. Estas membranas se reabsorben, y no hay que retirarlas.

2. Plasma rico en factores de crecimiento

La técnica de plasma rico en factores de crecimiento utiliza los propios factores de crecimiento del paciente para estimular y acelerar la regeneración ósea.

Consiste en extraer sangre del paciente para obtener las proteínas presentes en el plasma.

Estas proteínas se aplican en la zona a tratar con el objetivo de regenerar el tejido. Los factores de crecimiento estimulan la formación de vasos sanguíneos, la proliferación celular, previenen la multiplicación de bacterias y modulan la inflamación.

Este procedimiento permite regenerar el hueso alrededor de los implantes, mejorando su consolidación y ayudando a la cicatrización de las heridas.

Tras la intervención, el paciente debe esperar varios meses para que el injerto o el plasma rico en factores de crecimiento favorezca la generación de nuevo hueso.

Durante este período, es vital que el paciente acuda al especialista para realizar seguimientos y prevenir posibles infecciones o complicaciones.

Tratamientos de regeneración de hueso dental

¿En qué consiste el tratamiento de regeneración ósea dental?


Es hora de conocer en detalle en qué consiste el tratamiento de regeneración ósea.

Planificación y diagnóstico

Todo tratamiento comienza con una exploración clínica minuciosa del paciente.

Para ello se recurre a la tecnología más avanzada como el escáner intraoral, exploración radiológica con CBCT (Tomografía Computarizada de Haz Cónico) para conocer la calidad y cantidad de hueso disponible.

Para completar el diagnóstico, se emplean herramientas digitales de diseño de sonrisa.

Estas herramientas permiten planificar la rehabilitación oral, minimizar tiempos y molestias, y garantizar excelentes resultados.

Con toda la información recopilada, se decide qué abordaje y qué biomateriales se van a emplear en la cirugía.

La intervención

La intervención se realiza con anestesia local.

Los pacientes con miedo o ansiedad, pueden recurrir a la sedación consciente para sobrellevar mejor el proceso.

La duración de la cirugía va de 45 a 90 minutos. 

Postoperatorio y recuperación

Tras la operación, realizar ciertos cuidados y recomendaciones facilitará la recuperación del paciente:

  • Se aconseja seguir una dieta fría y blanda durante las primeras 24 horas, y no realizar deporte. Tampoco debes enjuagarte la boca ni cepillarte los dientes.
  • Recomendamos dormir con la cabeza ligeramente elevada.
  • El consumo de antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos, siempre bajo prescripción médica.
  • Usa un cepillo quirúrgico y desinfecta la zona con clorhexidina a partir de las 24 horas.
  • Pasadas unas dos semanas se revisa la zona intervenida, y se retira la sutura.
  • Evita alimentos picantes, ácidos y en grano.
  • Elimina el tabaco y alcohol, ya que además de dificultar la cicatrización, son fuente de infecciones.

¿Cuánto tarda el hueso en regenerarse?

Tras el tratamiento de regeneración ósea, se ha de esperar entre 8 y 9 meses para que se forme el nuevo hueso antes de colocar el implante.

Pasado este tiempo, han de transcurrir otros 3 o 4 meses tras la colocación del implante antes de colocar la corona sobre el implante. En este caso, el tiempo de espera es para que se produzca lo que se conoce como osteointegración, es decir, la integración del implante en el hueso.

¿Existen alternativas a la regeneración ósea dental?


Cuando no es posible regenerar el hueso necesario para soportar un implante, existen alternativas como el uso de dentaduras postizas o prótesis removibles.

Aunque no ofrecen la misma estabilidad que los implantes, pueden proporcionar una solución viable para la restauración dental.

Por suerte, los avances tecnológicos nos brindan también otras alternativas a la regeneración. Entre ellas están:

  • Los implantes angulados: se colocan en una posición inclinada para anclarse en áreas con abundante hueso y evitar las zonas con insuficiente tejido óseo.
  • Los implantes cortos: miden menos de 8 milímetros, han demostrado tener una tasa de éxito comparable a la de los implantes convencionales colocados en áreas con injertos.
  • Los implantes cigomáticos se fijan en el hueso del pómulo. Son una excelente alternativa de tratamiento para pacientes con atrofia severa y desdentados totales.

Conclusión

La regeneración ósea dental es un avance significativo en la odontología moderna, ofreciendo soluciones a aquellos que antes se consideraban no aptos para implantes dentales.

Gracias a los avances tecnológicos y las técnicas innovadoras, más personas pueden ahora disfrutar de los beneficios de una dentadura bonita y funcional.

¿Tienes alguna duda más sobre la regeneración ósea dental?

Ponte en contacto con nosotros o ven a visitarnos a nuestra clínica de Barcelona.

Compártelo en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Avatar de Dr. Pablo Rial Serodio

Dr. Pablo Rial Serodio

El doctor Pablo Rial (n.º de colegiado 1907), es el Director Médico de Den Clínica Dental y Miembro de la Sociedad Española de Ortodoncia. El doctor Pablo Rial cuenta con más de 25 años de experiencia y se ha especializado en Rehabilitación Oral e implantología Dental. Es diplomado en Ortodoncia y Oclusión Funcional por la Fundación Roth – Williams International y diplomado en Ortodoncia por la Fundación Internacional Gnathos. Además, posee un Postgrado en Bioestética por el Orthognathic Bioesthetic Institute, un título superior para dirigir instalaciones de Radiodiagnóstico (UTPR) y un Máster en Dirección de Servicios Integrados de Salud por ESADE Business School.

Lo sentimos, los comentarios están cerrados...

Share This

Share This

Share this post with your friends!