¿Cuáles son las principales causas de los dientes podridos y cómo podemos tratarlos?

Clínicas Den - ¿Cuáles son las principales causas de los dientes podridos y cómo podemos tratarlos?

Los dientes podridos provocan mal aliento o halitosis, interfieren en nuestra alimentación y, en la mayoría de los casos, pueden derivar en una enfermedad gingival que hace peligrar la conservación de las demás piezas dentales de nuestra boca.

Por otro lado, sin olvidarnos que son uno de los problemas bucodentales que más nos afecta a nivel estético, ellos también suelen ser la causa de otros trastornos en nuestra salud, ya que bajan las defensas y favorecen el desarrollo de muchas enfermedades.

¿Qué es un diente podrido?

Un diente podrido se podría denominar como un diente con un grado muy significativo de deterioro, cuando ya no fluye sangre por él o cuando posee amplias lesiones cariosas que afectan gravemente a su superficie.

Por ello, ahora queremos contarte cuáles son las causas más comunes de este problema y cómo podemos tratar correctamente esta patología.

¿Cuáles son las causas de los dientes podridos?

El esmalte dental es la capa más externa del diente y actúa como un escudo protector del mismo.

Pese a estar compuesto por el mineral más duro presente en el cuerpo humano (la hidroxiapatita), se enfrenta a múltiples agresiones a lo largo del día entero y durante toda nuestra vida, por lo que está expuesta a sufrir un desgaste.

Si no lo protegemos debidamente de todos esos factores que contribuyen a su deterioro, el esmalte puede erosionarse y dejar vía libre a las bacterias para que infecten la dentina y a la pulpa del diente, capas interiores y más sensibles.

Cuando esto sucede, aparecen el dolor y una fea mancha negra que se expande por toda superficie: el diente se ha podrido y ha empezado a destruirse.

Para evitar que esto llegue a pasar, es necesario entender cuáles son esas agresiones y factores que llevan a los dientes a pudrirse.

Caries no tratadas

Una caries dental es un agujero que se hace en un diente como consecuencia de la acción de la placa bacteriana y los ácidos de los alimentos que ingerimos.

Decimos que un diente está picado cuando tiene una caries. Si la caries no se trata, puede seguir aumentando de tamaño y dañando el diente hasta llegar a sus capas más profundas. En ese momento, el diente picado pasa a ser un diente podrido.

Dicho de otra forma: los dientes podridos no son otra cosa que caries que han avanzado y empeorado demasiado, provocando dolor y poniendo en riesgo la conservación del diente.

diente picado

Limpieza bucal deficiente

En nuestra boca hay bacterias que transforman el azúcar de los alimentos que tomamos en ácidos.

Estas bacterias, junto a la saliva y los restos de lo que comemos, forman la placa dental o bacteriana: una película incolora que se adhiere a toda la superficie de los dientes, incluyendo los espacios entre ellos y otros recovecos de difícil acceso para el cepillo. Por esta razón, es difícil acabar por completo con ella solo con el cepillado diario.

Cuando la placa se acumula y termina por solidificarse, pasa a llamarse sarro y es imposible de eliminar sin que intervenga un profesional odontólogo para hacer una profilaxis o tartrectomía que incluya un curetaje dental o raspado.

Dado que los principales agresores del esmalte dental son la placa, los ácidos que generan las bacterias bucales a partir de los azúcares de los alimentos y el sarro; una limpieza insuficiente que no los elimine es una de las primeras causas que llevan a las caries y, si no se pone remedio, es muy posible que conlleve a la putrefacción de los dientes.

Malos hábitos alimentarios

Teniendo en cuenta lo explicado en el punto anterior, es fácil deducir que los alimentos ácidos o ricos en azúcares son un factor más que favorece el deterioro del esmalte dental.

Por lo tanto, una dieta poco saludable que abuse de comidas que los incluya es otra causa que influye mucho en terminar padeciendo este problema.

 » Conoce aquellos alimentos no cariogénicos que cuidan tu sonrisa.

Dormir con el biberón

Las caries no son un mal exclusivo de la población adulta. De hecho, son un problema muy asociado a los niños, quienes a menudo son grandes consumidores de azúcar por ignorancia o falta de concienciación de su entorno.

Incluso los bebés se ven afectados por las caries del biberón, llamadas así porque surgen a raíz de las horas que los dientes de los pequeños pasan en contacto con la tetina de sus biberones, cuando los dejamos para dormir.

El mismo resultado se da cuando recurrimos a prácticas como mojarles el chupete en agua con azúcar o en miel para que dejen de llorar.

Xerostomía o boca seca

Cuando una persona sufre de xerestomía o sequedad de boca significa que no produce bastante saliva, se produce un desequilibrio entre la cantidad de este fluido y la de bacterias, por lo que estas últimas se desarrollan con mayor velocidad.

El resultado es más placa dental y, por lo tanto, ácido; cosa que aumenta las probabilidades de que el diente sea dañado.

¿Cómo pueden tratarse los dientes podridos?

El nivel de dificultad y la inversión que habrá que hacer para reparar un diente dañado va a depender mucho de lo grave que sea ese daño. Por supuesto, no es lo mismo tratar una carie que buscar una solución a un diente podrido.

Dicho esto, en ningún caso se debe posponer la visita al dentista: si una simple caries no se trata a tiempo, puede derivar en problemas muchos más graves; mientras que si ya hablamos de dientes podridos es necesario actuar rápido para salvarlos o reemplazarlos cuanto antes para evitar más sufrimiento y que la infección se extienda.

Empastes dentales

Cuando el diente ya ha empezado a romperse por culpa de una caries, pero la lesión no ha llegado a la pulpa, lo ideal es recurrir a un empaste.

Esta técnica consiste en eliminar el tejido dañado y después rellenar la cavidad que se ha formado en el diente con un material que sustituya a la dentina.

empaste por diente podrido

Tratamiento de conducto o endodoncia

Si la caries ya ha dañado la pulpa e incluso ha afectado la raíz del diente, debe realizarse una endodoncia.

Este tratamiento consiste en sacar dicha pulpa muerta o dañada para que no se infecte, limpiar y desinfectar todo el tejido interno del diente y posteriormente volver a rellenarlo y darle forma.

Fundas o coronas dentales

Cuando la caries ha avanzado tanto que el diente ha reducido su tamaño considerablemente, es necesario tallarlo para eliminar la parte dañada y protegerlo con una funda llamada corona.

La corona dental tiene la misma apariencia que un diente sano; por lo que, además de evitar que la estructura del diente se vea afectada, es una solución estética que influirá positivamente en la autoestima del paciente.

Implantes dentales

Habrá ocasiones en los que el diente podrido ya será irrecuperable. En este caso, es necesaria su extracción.

Para evitar molestias de carácter funcional, pero también para salvaguardar la autoconfianza del paciente de posibles complejos, los odontólogos podemos sustituir el diente perdido por otro falso al que llamamos implante.

implante por diente podrido

Dentaduras postizas

Si son varias las piezas dentales que se han podrido, tal vez sea más fácil recurrir a una prótesis removible completa en vez de realizar varios implantes dentales. Estas prótesis o dentaduras postizas son mucho más económicas, pero también menos estables, ya que no se sujetan a la encía con la firmeza que lo hacen los implantes.

Los odontólogos podemos valorar la opción más acertada para cada paciente.

¿Cómo prevenir los dientes podridos?

Ya sabemos qué es lo que causa los dientes podridos y también cómo ponerles solución. Ya solo falta saber qué podemos hacer para no llegar a sufrirlos.

1. Crea una adecuada rutina de limpieza bucodental

Es necesario que laves tus dientes tres veces al día (especialmente, por la noche, tras la cena), durante unos cuatro minutos cada vez. El cepillado debe incluir la lengua y el paladar.

higiene dental

 » Aprende con Clínicas Den: ¿cómo cepillarte con brackets?

2. Usa hilo dental

Sabemos que la placa dental es difícil de eliminar en tu totalidad, ya que se deposita también en lugares de difícil acceso. Para limpiar más placa y restos de comida que hayan podido quedar entre los dientes, no olvides hacer uso del hilo dental.

Si lo prefieres, también puedes optar por irrigadores o cepillos interproximales.

3. Usa colutorios o enjuagues bucales

Los colutorios o enjuagues bucales también ayudan a eliminar más placa en lugares inaccesibles de la boca. Además, lo normal es que lleven flúor; por lo que contribuyen a reforzar y proteger tus dientes.

4. Reduce los alimentos con azúcar

El azúcar no es un buen nutriente para ti, pero sí alimenta muy bien a las bacterias que crean la placa bacteriana y los ácidos que dañan tu dentadura. Mejor opta por una dieta saludable que favorezca tu salud general y la bucodental en concreto.

5. Asiste al dentista con regularidad

Solo llevando un control rutinario del estado de tu boca, tu odontólogo de confianza podrá detectar todo tipo de problemas en su fase inicial, aumentando así las posibilidades de éxito en su posterior tratamiento. La caries que puede desembocar en dientes podridos es uno de ellos.

tratamiento diente podrido

Aprovecha también tus visitas para realizarte limpiezas profesionales cada seis o doce meses: son la mejor prevención que existe para múltiples enfermedades.

Conclusión

Los dientes podridos son un problema grave cuyo abordaje no se puede posponer. No solo porque cuanto antes se afronte el problema mejor será su pronóstico y menores las consecuencias, también porque no es necesario alargar un sufrimiento que es físico y psicológico cuando hoy en día disponemos de varias soluciones para terminar con él.

No infravaloremos tampoco la importancia de las caries, ya que además de ser molestas de por sí, suelen ir a peor y traer problemas más graves de forma progresiva, por lo que a menudo nos percatamos de ellos cuando ya están muy avanzados.

Si tienes dientes podridos, pide ahora mismo una cita con nuestra Clínica dental en Barcelona para arreglarlos. Si tienes una caries, cuida tu salud bucodental y no arriesgues tu dentadura por dejar tu visita al odontólogo para otro día.

Y tú, ¿Sufres de dientes podridos?

¡No te olvides de cuidar tu salud oral y asiste periodicamente a tu dentista de confianza!

Compártelo en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Dr. Pablo Rial

El doctor Pablo Rial es el Director Médico de Den Clínica Dental y Miembro de la Sociedad Española de Ortodoncia. El doctor Pablo Rial cuenta con más de 30 años de experiencia y se ha especializado en Rehabilitación Oral e implantología Dental. Es diplomado en Ortodoncia y Oclusión Funcional por la Fundación Roth – Williams International y diplomado en Ortodoncia por la Fundación Internacional Gnathos. Además, posee un Postgrado en Bioestética por el Orthognathic Bioesthetic Institute, un título superior para dirigir instalaciones de Radiodiagnóstico (UTPR) y un Máster en Dirección de Servicios Integrados de Salud por ESADE Business School.

Me encantaría leerte

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Clínicas Den, como titular de https://clinicasden.com , solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la Unión Europea, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.

Share This

Share This

Share this post with your friends!