¿Qué es la pulpitis, cuáles son sus síntomas y tratamientos para curarla?

Clínicas Den - ¿Qué es la pulpitis, cuáles son sus síntomas y tratamientos para curarla?

Una pulpitis puede no tener apenas consecuencias o suponer la pérdida de un diente. Que suceda una cosa u otra va a depender de si se diagnostica a tiempo y se actúa en consecuencia. Por eso, es importante que sepas reconocerla.

¿Qué es la pulpitis y cómo se diagnostica?


La pulpitis es la inflamación de la pulpa dental: así se llama el tejido blando que forma la capa más profunda del diente, por debajo de la dentina y del esmalte.

Es en la pulpa, que se extiende por todo su interior y llega hasta la punta de la raíz, donde se encuentran los nervios y vasos sanguíneos que lo riegan.

Su inflamación puede provocar dolor o sensibilidad dental ante estímulos como el frío, el calor o la percusión. Por eso, los odontólogos hacemos pruebas físicas aplicando dichos estímulos para detectarla.

que es pulpitis

Además de hacer esta prueba, el diagnóstico se elabora a partir de la historia clínica del paciente y la realización de radiografías. Estas últimas nos permiten descartar otros problemas y también comprobar hasta dónde se extiende la infección.

Si sospechamos que la pulpa ha muerto, podemos salir de dudas usando un comprobador de vitalidad pulpar: un aparato que transmite una pequeña descarga eléctrica en el diente. Si la pulpa está viva, el paciente puede sentirla.

¿Qué tipos de pulpitis existen?


No todas las pulpitis implican la misma gravedad, tampoco las mismas molestias y consecuencias.

1. Pulpitis reversible

Se trata de una inflamación puntual de la pulpa: está irritada, pero puede recuperarse.

Cuando se manifiesta, lo hace como un dolor moderado y localizado que aparece ante un estímulo: normalmente, golpear la pieza dañada o comer algo frío, caliente o dulce.

En este tipo de pulpitis dental, el dolor cesa cuando también lo hace el estímulo que lo estaba provocando.

Otras veces, es asintomática. Entonces es posible que una persona no sepa que la padece y no haga nada al respecto, por lo que podría cronificarse y acarrear complicaciones más graves.

2. Pulpitis irreversible

Se da cuando todavía hay vitalidad pulpar, pero la inflamación es tan severa que ya no puede recuperarse la salud de la pulpa.

Hay dos tipos de pulpitis irreversible:

  • Crónica: la que deriva de una reversible que no se ha tratado.
  • Aguda: empieza de forma súbita y evoluciona con mucha rapidez. A su vez, y según en qué fase se encuentre, la pulpitis irreversible aguda puede ser serosa (exuda el líquido que causa la inflamación) o purulenta (se ha formado pus en el interior del diente).

El dolor en una pulpitis dental irreversible puede surgir por la acción de un estímulo, pero también aparecer de manera espontánea. Si responde a un estímulo, y al contrario de lo que sucedía con la reversible, el dolor tarda unos minutos en mitigarse tras cesar dicho estímulo.

También es posible que sea un dolor irradiado, por lo que es difícil localizar su origen.

En cualquier caso, puede llegar a ser intolerable de tan intenso. Incluso es frecuente que llegue privar del sueño a quien lo sufre, ya que suele aumentar al tumbarse y al cambiar de postura.

Si la pulpitis irreversible no se trata, hay peligro de que el nervio se necrose y el diente termine por caerse.

Otra posible consecuencia de no actuar frente a ella es que la infección se extienda a las encías y se inicie el proceso hacia una enfermedad periodontal.

3. Pulpitis hiperplásica

También llamada pólipo pulpar, es de tipo irreversible crónica. Puede darse en pacientes jóvenes con caries severas.

Como consecuencia de la inflamación continua, la pulpa aumenta su tamaño y llena la cavidad de la caries. Muchas veces, incluso desborda el diente.

Cuando hay dolor, este surge ante el frío, el calor o cuando se toca tejido pulpar con algún objeto puntiagudo (como algunas herramientas que utilizamos los médicos especializados en salud bucodental).

¿Cuáles son los principales síntomas de la pulpitis dental?


Es posible padecer una pulpitis sin que aparezcan síntomas que nos ayuden a detectarla.

Cuando se dan, es importante saber reconocerlos para acudir al odontólogo lo antes posible.

Dolor

Aunque varía en duración e intensidad y también puede sentirse diferente en cada una, el dolor es el síntoma más característico tanto de la pulpitis reversible como de la irreversible.

pulpitis dental

Absceso dental

Popularmente conocido como flemón, un absceso no es más que pus acumulado en la raíz del diente. Cuando se tiene, es posible notar el diente a más altura, debido a que el fluido lo esté empujando hacia arriba.

Fístula dental

A la aparición de un absceso puede sucederle la aparición de una fístula. Esta se ve como una bolita en la encía y es consecuencia del pus del absceso abriéndose camino a la superficie.

Sangrado y molestias

Normalmente sucede al masticar, lavarse los dientes o recibir un golpe fuerte.

molestias dentales

Degradación del color del diente

Si la infección ha avanzado hasta la necrosis y la pulpa ha muerto, el diente empezará a perder su color y adoptará un tono negruzco, es decir, sufriremos de dientes podridos.

¿Qué causa la pulpitis?


La inflamación de la pulpa se debe a una infección bacteriana. Hay muchos factores que pueden dar lugar a esta infección.

Caries no tratadas

Las caries dentales son la causa más común.

Las mismas bacterias que dañan el esmalte y provocan las caries siguen actuando en ellas, avanzando hacia la dentina. En casos graves, la infección llega a la pulpa y puede dañar el nervio de forma irreversible.

caries no tratadas

Rotura de diente

Cuando el diente se rompe por una caída o cualquier otro accidente, la dentina queda expuesta. En esta situación, corre peligro de inflamarse y desarrollar una pulpitis.

Traumatismo

La inflamación pulpar puede aparecer también por un golpe fuerte, aunque el diente no se rompa. Sucede cuando la irrigación del diente se corta y el nervio muere.

Higiene dental deficiente

Si no se da una limpieza bucodental diaria y exhaustiva, la acumulación de placa bacteriana  será fuente de irritaciones y favorecerá la aparición de caries. Ambas cosas dañan el diente y lo hacen más vulnerable a sufrir pulpitis.

higiene dental

>> Aprende con Clínicas den: ¿Cómo usar el hilo dental?

Bruxismo

El bruxismo lleva a una persona a apretar los dientes y frotarlos unos contra otros. Este mal hábito genera una erosión de las piezas que, a la larga, puede dar pie a la pulpitis.

Tratamientos dentales previos

Algunos tratamientos odontológicos (muchas veces mal realizados) pueden estar detrás de una inflamación de la pulpa dental:

  • Una reconstrucción del diente en la que se emplearon materiales que irritan la pulpa.
  • Una ortodoncia donde los aparatos ejercen demasiada fuerza y dificultan el flujo sanguíneo.
  • La perforación accidental de la cámara pulpar mientras se realizaba un empaste.
  • Los químicos utilizados en un blanqueamiento dental y que irritan la pulpa.

¿Qué tratamientos existen para la pulpitis o hiperemia pulpar?


Dependiendo del estado en el que se encuentre y del historial clínico del paciente, se optará por uno u otro tratamiento.

Antibiótico

Un tratamiento farmacológico con antibióticos aliviará el dolor y combatirá la fiebre, si esta llega a darse como consecuencia de la infección.

antibiotico tratamiento

Empaste

Cuando la inflamación viene de una caries que no ha afectado al nervio, la solución pasa por tratar dicha caries. Lo hacemos con un empaste: limpiamos la zona y rellenamos la cavidad que se había abierto con un material que sustituye al tejido perdido.

Tratamiento de conducto o endodoncia

En muchas pulpitis irreversibles, todavía se puede conservar el diente gracias a la endodoncia. Este tratamiento consiste en extirpar la pulpa para frenar el progreso de la infección y también el dolor. Después de haber eliminado todo el tejido necrótico, se rellena y se pule el diente.

 pulpitis tratamientos

Pulpotomía

Es el nombre que recibe la endodoncia cuando se realiza en niños que todavía conservan los dientes de leche o están en plena dentición.

Extracción

Cuando la pulpa ya ha muerto y el diente no puede salvarse, hay que extraerlo y limpiar la zona para evitar infecciones y molestias.

Conclusión

Nunca hay que restarle importancia a un problema de salud bucodental. Esto incluye a la pulpitis, sea reversible o irreversible: no hay que dejar que ninguna evolucione, puesto que desentenderse de ellas es abrir la puerta a complicaciones, a la pérdida de la pieza y a la enfermedad periodontal.

Tampoco hay que alargar el momento de ir al odontólogo cuando se tienen síntomas, ya que lo fácil que sea curar la pulpitis y la gravedad de sus consecuencias van a depender mucho de en qué momento del proceso inflamatorio se aborde el problema.

Por eso, ante cualquier síntoma o por previsión pide cita en Clínicas Den para hacerte una revisión.

¿Sientes  alguno de los síntomas asociados a la pulpitis?

Cuéntanos para que podamos ayudarte.

Compártelo en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Dr. Pablo Rial

El doctor Pablo Rial es el Director Médico de Den Clínica Dental y Miembro de la Sociedad Española de Ortodoncia. El doctor Pablo Rial cuenta con más de 30 años de experiencia y se ha especializado en Rehabilitación Oral e implantología Dental. Es diplomado en Ortodoncia y Oclusión Funcional por la Fundación Roth – Williams International y diplomado en Ortodoncia por la Fundación Internacional Gnathos. Además, posee un Postgrado en Bioestética por el Orthognathic Bioesthetic Institute, un título superior para dirigir instalaciones de Radiodiagnóstico (UTPR) y un Máster en Dirección de Servicios Integrados de Salud por ESADE Business School.

Me encantaría leerte

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Clínicas Den, como titular de https://clinicasden.com , solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la Unión Europea, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.

Share This

Share This

Share this post with your friends!